Cómo saber cuándo cortar con mi novia

Written by Consejos para parejas

cuando cortar con mi novia

Durante el paso de los años, miles y miles de parejas han luchado por mantener viva su relación.  Pero a veces es inevitable separarse. Aprende a distinguir cuando. 

Millones de parejas en una relación han luchado por ella a través de terapeutas (la mejor opción) y consejos de amigos y conocidos así como de libros de autoayuda. 

La intención es buena:  toda relación, dirigida en la dirección correcta y trabajando duro en ella, debería ser un éxito de una forma u otra.
Pero a veces, no importa cuánto lo intenten los miembros de la pareja, sus relaciones simplemente no funcionan. 

El hecho es que muchas relaciones deberían terminar. Eso es especialmente cierto cuando los dos han hecho todo lo posible, ni siquiera están seguros de por qué las cosas salieron mal y están cansados ​​de intentarlo. 

Eso sin contar con las personas que no pueden llevarse bien con los demás por un tiempo prolongado y corren cuando la relación empieza a ser más profunda. Hay gente que prefiere relaciones de pareja no formales por los motivos que sean. 

Pero, en su mayor parte, la gente que encuentra amigos especiales quiere complacerse, profundizar su conexión y superar los obstáculos que surjan.

Cuando han intentado todo lo que pueden, y la relación sigue sin funcionar, no debería tratarse de culpa, vergüenza , culpa o miedo de volver a intentarlo. Tendría que acabar.

Hay algunas razones reales y justificadas por las cuales las buenas personas parecen no superar sus dificultades  en una relación, sin importar cuánta energía y tiempo se hayan dedicado el uno al otro. 

Si han hecho todo lo posible y terminan apreciando los esfuerzos del otro, no necesitan detenerse en el dolor del fracaso, sino usar lo que se han dado mutuamente para formar una mejor base para la próxima vez.

Las personas bien intencionadas y afectuosas pueden reconocer los síntomas que les dicen que deben dejar ir, pueden terminar su relación sin resentimiento o sentimientos de pérdida de tiempo. 

Si las parejas permanecen demasiado tiempo en una relación que no puede mejorar, corren el riesgo de perder la oportunidad de apreciar las lecciones que han aprendido juntas.

Estos son los once síntomas más comunes que anuncian una relación que probablemente terminará:

1. Pequeñas irritaciones que se acentúan con el tiempo

Cada nueva relación tiene buenos momentos. Los nuevos amantes hacen todo lo posible para apreciar las conexiones naturalmente satisfactorias e ignorar aquellas que son irritantes. 

Desafortunadamente, con el tiempo, algunos de los comportamientos angustiosos comienzan a agravarse y son más difíciles de ignorar para el otro compañero. 

Pueden ser pequeñas cosas como dejar la ropa en el suelo, llegar tarde sistemáticamente u olvidar una promesa.

También hay cosas más serias, como adicciones, o dejar de pagar el alquiler que podrían hacer una relación insostenible. 

2. Comportamientos inaceptables que no fueron revelados al comienzo de la relación.

La mayoría de los nuevos amantes ocultan intencionalmente comportamientos pasados ​​que han afectado negativamente sus otras relaciones. Esperan que, una vez que se establezca la nueva relación, sea más probable que su pareja perdone esas viejas transgresiones.

No importa cuán tolerante pueda ser un nuevo compañero, también hay ciertas confesiones tardías que pueden destruir incluso las relaciones más sanas.  

La parte de la pareja que ha creído que el otro es digno de confianza puede ser incapaz de aceptar comportamientos y hechos pasados ​​que desafían su forma de ver la vida y a su pareja.  

Aquí hay algunos ejemplos comunes:

  • Grandes deudas que de repente deben pagarse con recursos mutuos
  • Un niño no mencionado
  • Exparejas que siempre vuelven
  • Un matrimonio anterior
  • Una enfermedad hereditaria
  • Un padre intruso y controlador. 
  • Cualquier comportamiento oculto en el pasado que pueda ser inaceptable.

Estos ejemplos comunes pueden ser difíciles de soportar, y depende de cada persona compartirlos. También hay problemas muy serios que deben compartirse por adelantado, a pesar de que el riesgo es alto. Por ejemplo, si una pareja potencial tiene una ETS que podría amenazar la salud, una ex esposa o esposo vengativo, o una condena por delito grave anterior que podría afectar el futuro.

3. Necesidades importantes mutuamente excluyentes

Cuando dos personas empiezan a salir, se priman las conductas que acentúan el amor y las diferencias y necesidades de cada están en segundo plano. 

Aunque uno quiera viajar el resto de su vida y la otra no quiera separarse de sus padres en su ciudad natal. Al principio, es muy probable que tengan en cuenta algo que afectará en el largo plazo.  

Algunos de los más comunes son diferentes apetitos sexuales,objetivos dispares o cómo tratar con parejas anteriores, pero hay muchos otros. ¿Cómo se debe asignar nuestro dinero? ¿Cuál es nuestro lugar ideal para vivir? ¿Cuántos hijos, si hay alguno, deberíamos tener? ¿Cuidamos a nuestros padres ? ¿Cuáles son nuestros criterios para las amistades? ¿Cuánto tiempo lejos el uno del otro podemos tolerar? ¿Cómo nos comunicamos y podemos resolver conflictos importantes?

Estas diferencias potenciales rara vez salen a la luz al principio de una relación  y cuando surgen deben resolverse con respeto y apoyo mutuos.

Muchas veces eso es imposible. 

4. Disminuir las ilusiones

Oh, la ceguera del nuevo amor. La pareja que disfruta de esos primeros momentos se aferrará a la alegría de su dicha. Y es normal. 

Se esfuerza por pasar por alto los defectos y embellecen esas cualidades que hacen que su nuevo compañero sea más grande que lo que posiblemente sea. .

Es totalmente normal que esas ilusiones exageradas disminuyan con el tiempo y las parejas se conozcan más profundamente. 

Lo que se considera altamente deseable al principio puede tener una desventaja negativa que no se revela hasta que la relación madura. 

Si la persona a la que acabas de conocer se dedica enteramente a, por ejemplo, salvar vidas en África, puede parecer impresionante, pero luego te decepcionará al priorizar con demasiada frecuencia ese compromiso sobre la relación. 

Una persona maravillosamente cuidadosa de no gastar demasiado puede, con el tiempo, parecer tacaña. El dinero y la pareja es una combinación peligrosa, eso seguro.

Una pareja apasionada que inicialmente es muy sexual puede ser mucho menos a medida que surgen otras prioridades.

5. Problemas externos

La sinergía de una nueva relación parece ilimitada. La conexión de la pareja hace más que la suma de las partes y sienten que pueden enfrentar cualquier crisis inesperada.

Desafortunadamente, los recursos no son infinitos y muchos factores estresantes pueden erosionar los compromisos más profundos. 

Las enfermedades graves, la timidez patológica,  los accidentes, las demandas laborales, la pérdida de estabilidad económica, las necesidades familiares, el dolor por la pérdida o una serie de decepciones incontrolables pueden desgastar la capacidad de una pareja para hacer frente a determinados problemas. Si esos factores estresantes continúan, pueden perder las ganas por luchar en una relación.

Los problemas agrandan la capacidad de una pareja para aprender y crecer pero si no pueden triunfar sobre ellos, corren el riesgo que todo se rompa. 

A veces hay demasiado dolor y cualquier relación puede fallar cuando todo es demasiado.

6. Luchas de poder

Cuando el amor es nuevo, ambas partes  están dispuestas a comprometerse. Toman decisiones juntos y se esfuerzan por llegar a un acuerdo. Compartiendo el poder de tomar decisiones, se convierten en un equipo  que crea soluciones mutuamente acordadas. 

A medida que la relación madura, uno u otro compañero puede expresar sus deseos y prejuicios con más intensidad. Con demasiada frecuencia, este proceso da como resultado una defensa recíproca que puede tratar de presionar al otro para que acepte. 

Las luchas de poder pueden hacer que las parejas simplemente se alejen. Puede que ni siquiera se den cuenta de que se están comportando de esa manera, lo que parece una invitación inocente se ha convertido en una demanda. 

Si las luchas de poder persisten, las parejas pasan de ser un equipo a adversarios en lados opuestos del campo de juego. 

7. Volverse superficial

Es difícil para alguien ser totalmente auténtico y abierto en una nueva relación. Mantener las cosas ligeras, superficiales y no amenazantes es un comportamiento más común. Pero, a medida que crece el amor, las parejas comienzan a profundizar su comunicación y aceptan más riesgos al compartir sus vulnerabilidades y defectos. Esa riqueza de profundidad en la comunicación y se convierte en la firma de amor de la pareja.

Es muy común y terriblemente triste cuando las parejas no pueden ir más allá de las interacciones superficiales. 

Sin el coraje o la capacidad de permitir una conexión profunda, la relación caerá presa de la superficialidad. 

Hay muchas razones por las cuales los amantes tienen miedo de conectarse a un nivel más profundo. 

La inseguridad puede hacerte temer que tu  pareja te amará menos si sabe demasiado.

A medida que las conversaciones íntimas se vuelven más difíciles, la oportunidad de una pareja de compartirlo todo de una manera más profunda comienza a expirar. 

Pronto, es más probable que compartan quiénes son realmente con los demás, en lugar de entre ellos. Temerosos de asustar aún más al otro, se quedan con palabras y comportamientos cómodos y no amenazantes.

Con el tiempo, sus interacciones se convierten en rituales predecibles, que requieren cada vez menos esfuerzo.  Y sólo con esfuerzo se obtienen grandes recompensas. 

8. Aburrimiento

El descubrimiento constante de las transformaciones internas y externas de la otra parte es la base de relaciones duraderas y profundas. 

Debido a que ambas personas, en las nuevas relaciones suelen ser más que suficientes para satisfacerse mutuamente, a menudo no se dan cuenta de que su propio crecimiento independiente es un requisito necesario para permanecer enamorados.

Si una pareja es algo más que amigos con derecho a roce  y ha hecho todo lo posible para conocerse profundamente y llega al final de ese descubrimiento, comenzará a darse por sentado y pondrá menos energía en una relación aburrida y habitual. 

Muy a menudo, un compañero avanza en su evolución y el otro permanece igual.

Esto, generalmente, es la muerte de la pareja a medio y largo plazo.

9. Muerte

Las relaciones tienen dos dimensiones principales: crecimiento y cicatrización de heridas. 

Si una relación constantemente deja cicatrices y no crece, las cicatrices emocionales impregnarán la relación y la destruirán. 

Si la relación tiene baches que dejan cicatrices, pero continúa creciendo, estará en constante cambio, alternando dolor y curación. 

Estas relaciones a menudo continúan por largos períodos de tiempo, pero generalmente agotan a las dos partes

Cuando una relación rara vez causa cicatrices y está en constante transformación, las partes que la integran son personas afortunadas que probablemente nunca perderán interés el uno en el otro.

La última combinación posible es una relación que no deja cicatrices ni crece. En la superficie, puede parecer una unión mágicamente compatible,  pero la falta de entusiasmo y energía puede ser una señal de advertencia poderosa de que se está gestando un problema. 

Las personas de dicha relación pueden haberse convertido en robots predecibles que han aprendido cada frase, acción y pensamiento del otro. Ya no necesitan prestar mucha atención para saber qué está pasando. No hay sorpresas, desafíos ni crecimiento.

Estas personas parecen pasar por la vida como en una casa de espejos. Mientras no haya conflicto, no colorean fuera de las líneas ni sienten que su energía disminuye. 

Si su comportamiento pasivo se limita a la relación,  tendrán poco que decirse, e incluso disminuirá la pasión

10. Escapes que se vuelven más importantes que la relación primaria

Las adicciones son los ejemplos más notables. Las conductas adictivas son simplemente impulsos  compulsivos y urgentes que alejan a una pareja de la otra y causan daños a largo plazo en una relación.

Ya sean drogas y alcohol , compromisos sociales, vigorexia o compromisos laborales excesivos, son relaciones competitivas que tienen prioridad sobre la primaria y agotan su energía. 

Los triángulos entre dos personas comprometidas cuando uno es adicto a algo, o alguien, siempre disminuirá el vínculo único entre ellos. 

Cada vez que algo o alguien se vuelve más importante para una parte de la pareja que para la otra, la relación se verá amenazada. Si el adicto no está dispuesto a mirar el coste de su adicción, su pareja, privada de opinión, se angustiará lo suficiente como para irse.

11. Superar malentendidos y suposiciones erróneas

Muchas personas en relaciones maduras olvidan cómo escuchar atentamente sin llegar a conclusiones, especialmente con respecto a lo que sus parejas realmente sienten o piensan. 

Creen que la familiaridad les ha dado derecho a pensar que saben todo lo que necesitan sobre el otro, incluso si uno u otro ha cambiado.

Los desafíos de la vida pueden robar la energía de las personas en una relación y ponerla en segundo plano. Muy a menudo, con el tiempo, la pareja cree que ya no tiene que hacer un esfuerzo para renovar su interés en otras prioridades. Continúan haciendo suposiciones basadas en datos antiguos o incorrectos, y pierden cambios y significados cruciales que podrían alterar sus respuestas.

Pronto, la comunicación de la pareja consiste en frases hechas y suposiciones inexactas. Pierden interés el uno en el otro y no resuelven los malentendidos. A medida que estas interacciones destructivas se multiplican, la pareja ya no puede tratar de desenredar el lío en el que se encuentra  y deja que se acumulen las capas de desechos emocionales ignorados.

Quizás estas señales de advertencia podrían haberse abordado antes y la relación aún habría tenido la vitalidad necesaria para seguir intentándolo, pero muchas parejas, con el mejor esfuerzo e intenciones, no han podido evitar destruir el amor que una vez estuvo allí.

Si han hecho todo lo posible durante el tiempo que han podido, y todavía no pueden triunfar sobre los desgarros de su relación, deben dejarse el uno al otro con respeto y gratitud y valorar las lecciones aprendidas como una recompensa que podrán en su próxima relación.

“Hemos cometido errores, pero es mejor separarnos sin remordimiento y sin rencor”, sería una forma maravillosa de terminar una relación. 

Haber recorrido un viaje que comenzó con esperanza y terminó con tristeza no es un fracaso en la vida a menos que las partes no aprendan nada de lo sucedido. 

Cuando se produce la separación, y ambos respetan genuinamente lo que han compartido, una relación fallida no implica necesariamente una vida fallida. 

Muy a menudo, cuando tienen éxito en la próxima relación, muchas personas se dan cuenta de que su resultado positivo actual fue un resultado directo de lo que aprendieron de la relación que perdieron.

Resumen
Cómo saber cuándo cortar con mi novia
Título
Cómo saber cuándo cortar con mi novia
Descripción
Durante el paso de los años, miles y miles de parejas han luchado por mantener viva su relación. Pero a veces es inevitable separarse. Aprende a distinguir cuando.
Autor
Copyright ©
Amigos con Derechos
Logo